Las proteínas y el daño renal

Lo primero que quiero decir sobre este tema, es que la proteína es algo más que batidos, también es la base de nuestra dieta. Y pese a que es muy necesaria para nuestro cuerpo, existe una vertiente que asocia este macronutriente con diversos problemas para la salud. En concreto me voy a centrar en uno de los más extendidos; El daño renal.

Es cierto que el órgano que más puede verse afectado por la proteína es el riñón, pero por su función que es la de filtrar fluidos y sustancias del cuerpo para posteriormente ser eliminadas por la orina. El origen de este miedo creado por la sociedad proviene de la creencia que nos dice que al aumentar considerablemente la cantidad de proteína en nuestra dieta conlleva cambios en el riñón, causando un exceso de filtración, y esto puede llegar a estresar al riñón.

A día de hoy las revisiones científicas más recientes nos dicen que alarmarnos por esto es igual de absurdo que decir que las pesas estresan nuestros músculos.

El cuerpo humano lleva evolucionando desde hace millones de años, y es capaz de adaptarse prácticamente a cualquier situación. De la misma forma que nuestros músculos se adaptan y crecen para soportar de forma más eficiente ese estimulo, tus riñones responden igual.

Si realmente existiera la asociación entre un consumo elevado de proteína y la enfermedad de riñón si tendríamos de que alarmarnos, pero cada día queda más claro que no es el caso.

Al aumentar el consumo de proteína se produce un leve aumento de la urea y la creatina, comparándola con una dieta alta en hidratos de carbono. Este pequeño aumento es tolerado con normalidad por nuestro cuerpo, exceptuando a personas enfermas con insuficiencia, a las cuales no nos referimos en este artículo.

Dicho esto vamos a ver algunos estudios:

En este estudio se investigó el efecto de la proteína a nivel renal consumiendo 2,8g/kg. Y pese a que la recomendación esta indicada en 0,8g/kg, se revelo que todas las funciones eran dentro de rango. Además el balance de nitrógeno positivo se dió con 1,26g/kg. Esto nos lleva a descartar las recomendaciones de consumo de 0,8g/kg por ser ineficientes.

Esta vez no voy a mencionar un estudio, sino un libro que habla sobre enfermedad renal que aclara que los cambios inducidos en el riñón por aumento de ingesta proteica no se dan en personas sanas.

En este estudio se investigo el efecto que tiene el consumo de proteína en la función renal de mujeres sanas. Para el estudio se seleccionaron a 1624 mujeres con un seguimiento durante 10 años. Se observo que no hubo peor función renal en mujeres sanas, pero que si puede ser perjudicial para mujeres con insuficiencia renal.

En este estudio  se comparó dos distribuciones en la dieta. Una con distribución alta en proteínas (30H.C/40P/30G), frente a otra con recomendación común (15P/55H.C/30G).

La conclusión del artículo fue la siguiente:

La dieta alta en proteínas produjo una disminución del 40% de la respuesta de la glucosa en 24 horas. Además, la hemoglobina glucosilada disminuyó un 0,8% y un 0,3% después de 5 semanas de las dietas altas en proteínas y de control, respectivamente. Por último, los triglicéridos en ayunas fueron significativamente menor después de la dieta alta en proteínas que después de la dieta de control.Concluimos que una dieta alta en proteínas disminuye la glucosa en sangre posprandial en personas con diabetes tipo 2 y mejora el control general de la glucosa.

De este artículo podemos sacar que el consumo abusivo de azúcar nos lleva a la diabetes, y en definitiva al daño renal.

En el gráfico se pueden ver las causas principales del daño renal:

Conclusiones:

Mantener una ingesta elevada de proteína (30%) ayuda a prevenir la diabetes entre otras enfermedades mostradas en el gráfico. La función renal no se ve empeorada por un consumo cercano a los 3g/kg, aunque pasar de los 2,5g/kg no tiene ningún beneficio. Por eso se dice que más no siempre es mejor.

Una ingesta más que suficiente se encuentra en el rango de 1,8g/kg y los 2,4g/kg incluyendo a los deportistas. Lo que bajo ningún concepto es aconsejable es pasa de los 4 o 5g/kg, puesto que estas cantidades si pueden provocar un daño renal grave.

 

Referencias:

Do regular high protein diets have potential health risks on kidney function in athletes?

Nutritional Management of Renal Disease

The impact of protein intake on renal function decline in women with normal renal function or mild renal insufficiency.

An increase in dietary protein improves the blood glucose response in persons with type 2 diabetes.

Las proteínas y daño renal

Mentiras Que Engordan: Los 10 Mitos Sobre Nutrición Que Te Has Tragado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Daniel Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *